fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Los neandertales Asimismo eran pescadores

Entre las muchas creencias extendidas acerca de los neandertales, hay una que los representa De esta manera tal como aguerridos cazadores de las regiones más frías de Europa, carnívoros devoradores de mamuts, rinocerontes, búfalos y renos. Es una verdad a medias. Realmente, La mayor parte de estos homínidos pasaron en el sur del continente, especialmente en Italia y la Península Ibérica y, De exactamente la misma manera que sugiere un estudio que acaba de publicar la gaceta «Science», allí su estilo de vida se asemejaba más al de un pueblo habitual de pescadores. Restos hallados en la cueva de Figueira Brava, en Portugal, por un Equipo internacional comandado por João Zilhão, estudioso ICREA de la Universidad de Barca, demuestran Por vez primera que hace más de 80.000 años los neandertales allí asentados Además vivían del mar. Se alimentaban regularmente de peces, mejillones, crustáceos y otras especies marinas. Hasta el instante, se creía que en ese momento Solo nuestros antepasados sapiens en África eran capaces de explotar los recursos marinos. La cueva de Figueira Brava se encuentra a 30 kilómetros al sur de Lisboa en las laderas de la Serra da Arrábida. Hoy cuelga directamente de la costa, Pero en el momento los neandertales la ocupaban se situaba a unos dos kms tierra adentro. La mitad de la dieta de sus habitantes estaba constituida por recursos costeros: moluscos Al semejante que lapas, mejillones y almejas; crustáceos Al igual que el buey de mar y el centollo; peces, entre ellos tiburones, anguilas, doradas y salmonetes… Además un buen número de aves (ánades reales, gansos, cormoranes o bien alcatraces) y mamíferos marinos Tal y como delfines y focas. El menú se completaba con la caza de ciervos, cabras, caballos, uros y otras presas pequeñas De La misma manera que tortugas. De la misma forma, se han encontrado carbonizados olivos, viñas, higueras y otros árboles y plantas típicos del clima mediterráneo, entre las cuales la más abundante era el pino piñonero, cuya madera se usaba De exactamente la misma manera que combustible y cuyos piñones se consumían abundantemente. La antigüedad de los restos, de 86.000 a 116.000 años, se conoce por dos dataciones: la de las estalagmitas de la cueva con el método del uranio-torio, y la de los sedimentos, con una tecnología basada en la luminescencia del cuarzo. Ambas técnicas dieron resultados 100% concordantes. En esa temporada los sapiens aún no habían llegado a la península, De esta forma que las «sobras» de estos festines Sólo podían haber sido dejadas por neandertales. Capacidad simbólica
La introducción en la dieta neandertal de los frutos del mar es interesante, Porque estos alimentos son ricos en omega-3 y otros ácidos grasos que promueven el crecimiento del tejido cerebral. Muchos investigadores han especulado con que el consumo de pescado o marisco pudo haber aumentado las capacidades cognitivas de las poblaciones humanas en África, permitiendo la aparición del pensamiento abstracto y la comunicación simbólica. Esto, A su vez, justificaría su supuesta superioridad y «triunfo» sobre los neandertales que, más incapaces, estaban en inferioridad frente a los sapiens y se vieron abocados a la extinción. «Nuestro estudio prueba que esa hipótesis no es más que un cuento. Si el consumo de recursos marinos se dirigió clave en el crecimiento del cerebro y la cognición, lo fue para toda la humanidad, incluidos los neandertales», explica Zilhão a ABC. «Lo más probable, No obstante, es que la importancia de esa dieta se haya exagerado mucho. De forma fácil, se ha utilizando De exactamente la misma manera que un argumento para justificar la narrativa de la superioridad de los sapiens», agrega. Una idea con la que, A partir de a continuación, el paleoantropólogo no está De acuerdo. Las pruebas acumuladas en la última década sugieren que los neandertales Asimismo tenían una cultura material simbólica. Hace un par de años, exactamente el mismo estudioso codirigía un estudio publicado en «Science» que indicaba que las pinturas rupestres más viejas del planeta habían sido hechas por neandertales hace más de 65.000 años en tres cuevas españolas: La Pasiega en Cantabria, Maltravieso en Cáceres y Ardales en Málaga. En otro artículo, este en «Science Advances», mostraba que hace más de 115.000 años, estos homínidos ya utilizaban conchas marinas perforadas De exactamente la misma forma que colgantes. Aparecieron en la cueva de los Aviones, en Murcia. Fuente de recursos
Para Zilhão, todos estos hallazgos «respaldan una visión acerca de la evolución humana en la que las variantes fósiles conocidas, Del mismo modo que los neandertales en Europa y sus contemporáneos africanos de anatomía más igual a la nuestra, deben entenderse Al igual que escombros de nuestros antepasados, no Del mismo modo que especies distintos una superior y otra inferior». a su vez, a su juicio, el descubrimiento de Figueira Brava refleja que la familiaridad de los humanos con el mar es más antigua y más amplia de lo cual se pensaba. «Para los neandertales que vivían en el litoral de los continentes, el mar era una fuente de recursos afín que la tierra, y todo lo cual el mar podía dar y se podía explotar con la tecnología de la temporada, se explotó efectivamente», termina el investigador. Tal vez, esta relación podría ayudar a explicar de qué manera, entre 45.000 y 50.000 años atrás, los humanos pudieron cruzar el Mar de Timor para colonizar Australia y Inédita Guinea, y acto seguido, hace unos 30.000 años, las islas más cercanas al Pacífico occidental.