fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Nuestros antepasados Todavía trepaban a los árboles incluso en la fecha ya podían caminar

Que nuestros antepasados fueron unos expertos en subir a los árboles es algo ampliamente probado por la ciencia: parecido que nuestros cuñados simios más cercanos, Al afín que los chimpancés, los gorilas y los orangutanes, los ancestros del hombre utilizaron las ramas Al semejante que cobijo o bien sitio en el que encontrar sustento. Aunque, la pregunta que hace alusión a cuándo bajamos de ellos para comenzar a andar sobre nuestras dos piernas, un rasgo que nos identifica Claramente Así como humanos, es una incógnita que todavía perdura. Aun si es que hubo un contexto en el que combinamos la vida en el suelo con las travesías regulares entre rama y rama. Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Kent asevera haber encontrado evidencias de que esta importante transición no se dirigió tan abrupta Tal y como se pensaba. La investigación señala que algunos de nuestros ancestros homínidos combinaban de forma frecuente Ambos ambientes hace tan Sólo entre uno y tres millones de años, tal y De este modo tal como refleja el estudio publicado en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS). Esta inédita investigación, basada en el análisis de huesos fósiles de las piernas, proporciona pruebas de que al menos una especie de homínido (no está claro si es que el Paranthropus robustus o Se trata del un Homo temprano , En tanto que Ambos coincidieron en espacio y tiempo) adoptó regularmente articulaciones de cadera muy flexionadas, una postura asociada a la escalada de árboles por comunicado de otros simios. «Si bien sabemos que todos y cada uno de los ancestros humanos practicaron alguna forma de bipedación -caminaban acerca de sus dos pies-, no está claro cuándo (y qué) ancestros humanos caminaron Tal y como los humanos modernos», afirman los estudiosos. «Cada vez hay más evidencias de que estos antepasados caminaron sobre sus dos patas de una forma distinta a la nuestra, y muchos fósiles Todavía exhiben características de simios, especialmente en sus extremidades superiores. En consecuencia, ha habido un largo discute sobre la importancia de la escalada (locomoción arbórea) en nuestra historia evolutiva, y si es que nuestros antepasados estaban centrados en caminar Sólo por el suelo o si los árboles Todavía eran una comunicado especial de su estilo de vida». En busca del secreto interno de los huesos
El club examinó y comparó las estructuras óseas internas de dos huesos de piernas halladas en la cueva Sterkfontein, en Sudáfrica, en una expedición hace unos 60 años. La datación sitúa estos escombros hace entre 1 y 3 millones de años y se sabe que Ambos eran bípedos. De forma externa, en Ambos casos se mostraba una articulación más parecida a la humana que a la de un simio, lo cual sugiere que estos antiguos homínidos, efectivamente, caminaban sobre sus dos piernas. Pero, al analizar el interior de el cuero cabelludo del fémur con técnicas de microtomografía de alta Resolución (microCT) -que es igual a las tomografías computerizadas, Pero con mayor resolución-, el Equipo cayó en la cuenta de que las articulaciones de la cadera cargaban de forma más parecida a la de los primates que se suben a los árboles. «Ha sido un desafío descubrir una solución a los debates acerca de de qué manera exactamente nuestros antepasados caminaron bípedos y si es que Aún trepaban a los árboles por el hecho de que la manera externa de los huesos puede ser engañosa. Particularmente, no está claro si es que las peculiaridades de simios en ciertos fósiles homínidos aún eran funcionalmente útiles, o si eran simplemente reminiscencias de un ancestro más arbóreo que todavía no se había perdido (Porque el comportamiento puede evolucionar más rápido que la morfología)», explican los estudiosos. Una vez que comenzamos a andar sobre dos patas
Se sabe que los primeros antepasados humanos que Comenzaron a andar acerca de sus dos piernas lo llevaron a cabo hace entre 4 y 7 millones de años, Si es que bien llevaban a cabo esta práctica de manera ocasional, siendo los árboles su medio natural. El consenso general apuntaba a que se dirigió hace más o bien menos 2 millones de años en el momento nuestros parientes, tanto Paranthropus De este modo tal como los primeros Homo, Comenzaron a hacer vida en el suelo de manera regular, pasando a la escalada esporádica. «Pero la patentiza ha sido escasa, controvertida y no aceptada apliamente. Nuestros resultados dan pruebas directas de que los integrantes de una de estas especies adoptaron regularmente articulaciones de cadera muy flexionadas, una postura que en otros simios no humanos está asociada con la escalada de árboles», afirman. Es decir, que andamos por el suelo tanto De La misma manera que trepamos a los árboles. Posible revolución
Además de la evidencia de que estos especímenes vivieron en tierra y en «aire», los líderes de la investigación, Leoni Georgiou, Matthew Skinner y Tracy Kivell, de el colegio de Antropología y Conservación de la Universidad de Kent, subrayan que esta técnica puede aportar luz a secretos que todavía existen dentro de los huesos fósiles, lo cual puede trastocar o aun revolucionar literalmente lo cual creemos saber de nuestros antecesores. «Es muy emocionante poder reconstruir el comportamiento real de estas personas que pasaron hace millones de años y, toda vez que exploramos con esta nueva tecnología un nuevo fósil, es una oportunidad de aprender algo nuevo acerca de nuestra historia evolutiva», dice Georgiou. Por su comunicado, Skinner apunta: «Ha sido un desafío solucionar debates sobre el grado en que la escalada siguió siendo un comportamiento especial en nuestro pasado. Un análisis posterior de la estructura interna de otros huesos del esqueleto puede revelar hallazgos interesantes acerca de la evolución de otros comportamientos humanos clave, Al afín que la fabricación de herramientas de piedra y el uso de herramientas. Nuestro Plantel de investigación ahora está ampliando nuestro trabajo para observar las manos, los pies, las rodillas, los hombros y la columna vertebral».