fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Detectan señales del nacimiento de un nuevo mundo

A 520 años luz de la Tierra en la constelación de Auriga (El Auriga) puede estar naciendo un nuevo mundo. Un Plantel de astrónomos del Observatorio de París ha observado allí una impresionante espiral de polvo y gas cerca de de la joven estrella AB Aurigae, con un «giro» que puede ser la 1era evidencia directa de un mundo bebé. El mundo en formación ha sido detectado con la ayuda del Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile. «Hasta luego se han identificado miles de exoplanetas, No obstante se sabe poco acerca de de qué forma se forman», afirma Anthony Boccaletti, quien dirigió el estudio. Los astrónomos saben que los planetas nacen en discos polvorientos que rodean a estrellas jóvenes, Así como AB Aurigae, en el horario el gas frío y el polvo se agrupan. Las nuevas observaciones, publicadas en «Astronomy & Astrophysics», proporcionan pistas cruciales para ayudar a los científicos a comprender mejor este proceso. «Necesitamos observar sistemas muy jóvenes para capturar realmente la fecha en que se constituyen los planetas», afirma Boccaletti. Sin embargo hasta en seguida los astrónomos no habían podido tomar capturas suficientemente nítidas y profundas de estos discos jóvenes para descubrir el ‘giro’ que marca el lugar donde un planeta bebé podría estar surgiendo. Así como la estela de un barco
Las nuevas capturas exhiben la espiral de polvo y gas alrededor de AB Aurigae. Las espirales de este tipo señalan la presencia de planetas bebés, que «patean» el gas, creando «perturbaciones en el disco en manera de ola, algo De esta manera Del mismo modo que la estela de un barco en un Sólo lago», explica Emmanuel Di Folco, del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (LAB), que Además participó en el estudio. A medida que el mundo gira alrededor de la estrella central, esta onda se transforma en un brazo espiral. La zona de «torsión» amarilla muy brillante cerca del centro de la inédita imagen de AB Aurigae, que se encuentra aproximadamente a exactamente la misma distancia de la estrella que Neptuno del Sol, es uno de estos sitios de perturbación donde el club cree que se está haciendo un planeta. Las observaciones del sistema AB Aurigae realizadas hace unos años con el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), proporcionaron los primeros indicios de la formación sigue de planetas alrededor de la estrella. En las imágenes de ALMA, los científicos vieron dos brazos de gas en espiral alrededor la estrella, que se encuentran dentro de la región interna del disco. Luego, en 2019 y principios de 2020, Boccaletti y un club de astrónomos de Francia, Taiwán, U.S.A. y Bélgica se propusieron capturar una imagen más clara girando el instrumento SPHERE en el VLT de ESO en Chile hacia la estrella. Las imágenes de ESFERA son las imágenes más profundas del sistema AB Aurigae obtenidas hasta el instante. Conexión de dos espirales
Con el poderoso sistema de imágenes de SPHERE, los astrónomos pudieron ver la luz más tenue de los pequeños granos de polvo y las emisiones provenientes del disco interno. Confirmaron la presencia de los brazos espirales detectados Por vez primera por ALMA y Asimismo detectaron otra característica notable, un «giro», que señala a la presencia de formación de planetas en curso en el disco. «El giro se espera de algunos modelos teóricos de formación de planetas», dice la coautora Anne Dutrey, Además de LAB. «Corresponde a la conexión de dos espirales, una que se enrolla hacia adentro de la órbita del mundo y la otra que se expande cara afuera, que se unen en la ubicación del mundo. Dejan que el gas y el polvo del disco se acumulen en el mundo en formación y lo hagan crecer». ESO está construyendo el telescopio extremadamente grande de 39 mts, que se sustentará en el trabajo de vanguardia de ALMA y SPHERE para estudiar mundos extrasolares. Al idéntico que explica Boccaletti, este poderoso telescopio dejará a los astrónomos alcanzar vistas Aún más detalladas de los planetas en formación. «Deberíamos poder ver de manera directa y con mayor precisión de qué forma la dinámica del gas contribuye a la formación de planetas», termina.