fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Desarrollan el material más resistente al calor nunca creado

Uno de los primordiales problemas que se presentaron Una vez que el hombre se planteó la conquista del espacio son las altas temperaturas a las que las naves tenían que someterse al salir de la atmosfera. En el momento en que También las sondas tenían que transportar personas y, a su vez, devolverlas sanas y salvas a la Tierra (lo cual implicaba la reentrada en la atmósfera), la cosa se complicó aún más. Y a medida que la ciencia y los viajes espaciales se vuelven más y más ambiciosos, la tecnología se debe enfrentar a temperaturas extremas, con diferencias de miles de grados centígrados. De ahí la importancia del nuevo avence creado por un un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología MISIS (Rusia), quienes han hallado la manera de construir el material más resistente al calor nunca creado por el hombre. Se trata, concretamente, de un material cerámico con el punto de fusión más alto entre los compuestos famosos actualmente. Debido a la combinación única de propiedades físicas, mecánicas y térmicas, el material es prometedor para su manipulación no Solo en las naves espaciales, Sino más bien que También en aviones. Los resultados se publican en Ceramics International. Muchas agencias espaciales dirigentes De este modo tal como la NASA, ESA o bien Jaxa están desarrollando activamente aviones espaciales reutilizables -como el prototipo secreto del Gobierno estadounidense X-37B-, lo que reducirá significativamente el coste de llevar personas y carga a órbita, Tal y como También reducirá los intervalos de tiempo entre vuelos. Sin embargo, es preciso ubicar un material que soporte Varios de estos viajes, retrasando su degradación lo máximo posible. «En la actualidad, se consiguieron resultados significativos, Sin embargo salir de la atmosfera y volver a entrar puede suponer que para parte superficial de las alas de un avión espacial se incremente la temperatura hasta los 2.000 grados C, llegando a 4.000 grados C en Algunas zonas», asevera Dmitry Moskovskikh, líder del Centro NUST MISIS para Materiales Cerámicos de Construcción, en un parte. Durante desarrollos próximos, El objetivo de los científicos era crear un material con el punto de fusión más alto -paso de estado ólido a líquido- y altas propiedades mecánicas. Se eligió el sistema triple de hafnio-carbono-nitrógeno, el carbonitruro de hafnio (Hf-CN), Porque un estudio previo de la Universidad de Brown (EE. UU.) indicaba que el carbonitruro de hafnio tendría una alta conductividad térmica y resistencia a la oxidación, Así tal y como un punto de fusión más alto de entre todos y cada uno de los compuestos conocidos (más o bien menos 4.200 grados C). En este sentido consiguieron un material que se acercaba al ideal de este compuesto teórico. «Es bastante difícil medir el punto de fusión de un material Una vez que excede los 4.000 grados С. Por consiguiente, decidimos comparar las temperaturas de fusión del compuesto sintetizado con el carburo de hafnio. Para hacer esto, colocamos muestras comprimidas de HFC y HfCN en un placa de grafito con manera de pesa, y cubrió la parte superior con una placa parecido para eludir la pérdida de calor», explica Veronika Buinevich, Alumno de postgrado de NUST MISIS. Después, lo conectaron a una batería usando unos electrodos de molibdeno en condiciones de vacío profundo. Las pruebas mostraron que el flamante compuesto resistía mejor el calor y debía un punto de fusión más alto que el teórico con el que se había comparado. Es más, es tan alto que no se pudo determinar con precisión en el laboratorio pues Desde temperaturas de 4.000 grados es bastante difícil recrear los experimentos. En el futuro, el elenco planea ejecutar experimentos para medir la temperatura de fusión Mediante pirometría de alta temperatura utilizando un láser o resistencia eléctrica. Asimismo planean estudiar el desempeño del carbonitruro de hafnio resultante en condiciones hipersónicas, lo que va a ser relevante para su posterior aplicación en la industria aeroespacial.