¿Por qué se mueve el agujero negro supermasivo de la galaxia J0437+2456?

Hace ya mucho tiempo que los científicos Piensan que algunos agujeros negros supermasivos, auténticos monstruos espaciales con masas equivalentes a la de millones de soles, son capaces de moverse del centro de las galaxias en las que residen. Pero observarlos justo Entre tanto lo hacen resulta extremadamente difícil. Acto seguido, un Equipo de investigadores del Centro de Astrofísica Harvard & Smithsonian ha conseguido identificar el caso más claro hasta el momento de un agujero negro supermasivo en movimiento. Los resultados se acaban de publicar en ‘The Astrophysical Journal’. «No Aguardamos que La mayor una parte de los agujeros negros supermasivos se muevan –explica Dominic Pesce, que ha liderado la investigación–. Por norma general, se contentan con ‘sentarse’». Dicho de otro modo, que La mayoría de ellos permanecen quietos en los centros de las galaxias que ocupan. En verdad, sigue el estudioso, «son tan pesados que resulta bastante difícil ponerlos en marcha. Piense que es más difícil estrecharle una patada a una bola de bolos en movimiento que a un esférico de fútbol. Y en un caso así, la bola de bolos tiene Múltiples millones de veces la masa de nuestro Sol, con lo que necesitará una patada bastante poderosa». Pesce y su Plantel llevaban cinco años trabajando para poder observar este raro incidente. Lo primero que hicieron se dirigió comprobar si las velocidades de los agujeros negros coinciden con las de las galaxias en las que residen. De entrada, explica el investigador, «esperamos que tengan La misma velocidad. Sin embargo si no es De este modo, eso implica que el agujero negro ha sido perturbado». En medio el estudio, Pesce y su club analizaron diez galaxias distantes y los agujeros negros supermasivos de sus núcleos. Y se fijaron particularmente en los agujeros negros cuyos discos de acreción (las estructuras espirales de materia que giran cara el agujero negro) contenían agua. La razón es que a medida que el agua orbita alrededor del agujero negro, produce un destello de luz radio idéntico a un láser, conocido De exactamente la misma forma que máser. Y al ser estudiados con una red de antenas de radio y usando una técnica conocida De exactamente la misma forma que interferometría de línea de base muy larga (VLBI), los másers pueden ayudar a medir la velocidad de un agujero negro con mucha precisión. Utilizando esa técnica, Pesce y su Plantel determinaron que nueve de los diez agujeros negros supermasivos estudiados estaban en reposo, Sin embargo uno de ellos parecía estar en movimiento. Ubicado a 230 millones de años luz de la Tierra, ese agujero negro se encuentra en el centro de la galaxia J0437 + 2456, y su masa equivale más o bien menos a tres millones de veces la del Sol. Apoyándose en observaciones de seguimiento de los observatorios Gemini y de Arecibo (uno de sus últimos trabajos Antes de ser desmantelado), el club ha podido confirmar ahora sus hallazgos iniciales. El agujero negro supermasivo en cuestión se mueve más o menos a una velocidad de 177.000 kilómetro por hora dentro de la galaxia J0437 + 2456. Si es que bien, se desconoce qué es lo cual podría estar provocando ese movimiento, Sin embargo el club sospecha que podría tratarse de una de dos posibilidades. Para Jim Condon, que También participó en el estudio, «es posible que estemos observando las secuelas de la fusión de dos agujeros negros supermasivos. El resultado de tal fusión puede hacer que el agujero negro recién nacido retroceda, y es posible que lo estemos viendo en el acto de retroceder, o En tanto se vuelve a asentar». Sin embargo hay Otra opción más intrigante, y es que el agujero negro podría formar comunicado de un sistema binario. Expresado de otro modo, que habría dos agujeros negros orbitándose mutuamente en vez de uno Sólo en el centro de esa galaxia. En palabras de Pesce, «a pesar de las esperanzas de que deberían ser muy numerosos, en realidad estamos teniendo muchas contrariedades a la hora de identificar ejemplos de agujeros negros supermasivos binarios. Lo que podríamos estar viendo en la galaxia J0437 + 2456 es uno de los agujeros negros de esa pareja, al tiempo que el otro permanece oculto para nuestras observaciones de radio a causa a que no tiene emisión de máser». El próxima paso, por presunto, va a ser el de hacer más observaciones para averiguar cuál es exactamente la causa del inusual movimiento de este agujero negro supermasivo.