fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Las hormigas a las que les encoge el cerebro y les crecen los ovarios para salvar a la colonia

En La mayor parte de las especies de hormigas, los machos y la reina son los únicos miembros de la colonia que pueden reproducirse. Es por ello que Una vez que la reina muere, el hormiguero está condenado a la desaparición. Pero en seguida, investigadores de la Universidad de Nueva York y de la Universidad Estatal de Arizona (ambas en EE.UU.) han descubierto una especie única cuyas obreras son capaces de transformarse físicamente para convertirse en la inédita reina. Los hallazgos acaban de publicarse en la revista ‘Proceedings of the Royal Society B’. Los creadores han podido comprobar Durante años de observación que, Una vez que la reina de una colonia de hormigas saltarinas indias (
Harpegnathos saltator
) muere, las obras luchan entre ellas para obtener su puesto. Una vez que una se alza con la victoria, es capaz de disminuir el tamaño de su cerebro y aumentar el de sus ovarios, lo que le permite asumir las funciones de reina. Las competencias consistían principalmente en pinchar a otras hembras con sus antenas. En algún instante, se llega a un consenso y una de las participantes (a las que los estudiosos bautizaron con El nombre de «gamergate») es declarada ganadora, Aunque Aún no está claro de qué forma se toma esta Decisión. Si es que bien, En tanto dura la ‘lucha’, las obreras continúan con su trabajo, aun las que participan en el enfrentamiento. Es decir, Solo se ‘pinchan’ con las hormigas que encuentran a su paso Durante el rinde de sus labores normales. En el momento en que se establece la inédita reina, la obrera pasaría a cambiar físicamente para convertirse en la inédita gestante de la colmena: sus ovarios crecen para poblar el hormiguero y su cerebro se encoge hasta un 25%. Y no serían los únicos cambios: Asimismo permite de generar veneno y su comportamiento se modifica para esconderse de los intrusos en sitio de luchar. Por presunto, deja de cazar para ser alimentada. Para aprender más acerca de los cambios corporales, los investigadores sacaron a Algunas de las obreras de su colonia y les llevaron a cabo competir por ser una inédita reina. Esperaron a que la electa cambiase físicamente y, luego, se retornó a introducir en exactamente el mismo hormiguero. De este modo es Como hallaron que las otras hormigas la acorralaron En medio un tiempo sin desamparar que se moviera, instante en el que su cuerpo retornó a cambiar para ser de nuevo una hormiga obrera. «Es un grado de plasticidad jamás Ya antes visto en un Sólo insecto», señalan los autores.