¿Y si la solución a nuestros incidentes estuviera bajo el agua?