Qué le deja la economía de Macri al próximo gobierno. La Deuda Externa se presenta como la dura herencia.

Accedimos al último informe que desarrolló el Observatorio de la Deuda Externa de la UMET donde se detalla que la deuda emitida por 60.000 millones de dólares es igual que la fuga de capitales.

“La deuda pública bruta en 2015 representaba el 37,6% del PBI y el 2018 termina con un 105,5%”. “La economía tal como está conducida por el Gobierno de Macri parece haber ingresado a la vez en una fase de desconcierto y de opresión sobre la sociedad”, dijo el rector Nicolás Trotta.

El Observatorio de la Deuda Externa, que dirige el ex director del BCRA Arnaldo Bocco y funciona en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo señala además que el último día del 2018, la deuda pública fue equivalente al 110 % del PBI.

Teniendo en cuenta que Argentina no es Estados Unidos, que financia su deuda con los capitales que extrae del resto del mundo, ese porcentaje, excepto que cambie por una renegociación, supone una condición negativa para el futuro.

En el informe se revela que la mayor parte de los desembolsos del FMI después de los acuerdos fueron programados para 2018 y 2019. Pero “la mayor parte de la deuda del Tesoro tomada en estos últimos 3 años vence de 2020 en adelante”. En el 2019 la Argentina recibirá del FMI 22.555 millones de dólares y pagará vencimientos por 37.927 millones de dólares.

En el 2020 nuestro país recibirá del FMI 3.875 millones de dólares y deberá afrontar vencimientos por 25.719 millones de dólares.

Para el 2021 la situación económica seguirá en caída porque entrarán 1.937 millones de dólares por desembolsos y se deberá pagar 35.179 millones.

En 2022 y 2023 no habrá desembolso. Así lo contempla el acuerdo firmado con el FMI y además tocarán los mayores vencimientos por el préstamo stand-by contraído, entre otros pasivos.

En el 2022 los vencimientos comprometidos llegan a 57.197 millones de dólares, – el FMI recibirá 22.206 millones.

En el 2023 el país deberá pagar 49.982 millones de dólares, de los cuales irán al FMI 23.370 millones.

Dejar esa deuda tal cual está y bicicletearla parece difícil según el ODE porque la Argentina llega con problemas que le trabarían la obtención de préstamos en otras condiciones. El riesgo país es alto, el contexto internacional es hostil y el porcentaje de deuda sobre el PBI no es alentador.

Nicolás Trotta, rector de la UMET culmina diciendo que “la economía tal como está conducida por el Gobierno de Macri parece haber ingresado a la vez en una fase de desconcierto y de opresión sobre la sociedad”.