Qué es el sistema MCAS, al que apuntan por las desgracias de los aeroplanos Boeing setecientos treinta y siete MAX


La cabina de conduzco de un Boeing setecientos treinta y siete MAX ocho de Jet Airways (REUTERS/Abhirup Roy)
La cabina de conduzco de un Boeing setecientos treinta y siete MAX ocho de Jet Airways (REUTERS/Abhirup Roy)

Las semejanzas entre los accidentes de Lion Air y Ethiopian Airlines han concentrado la atención en un sistema de estabilización usado en el nuevo aeroplano Boeing setecientos treinta y siete MAX ocho.

El sistema de control MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System) es una función de seguridad automatizada en el setecientos treinta y siete MAX 8 diseñada para conectarse de manera automática y efectuar correcciones si se sobrepasan ciertos parámetros en las maniobras de cambio de altitud y rumbo.

Tanto el aeroplano Lion Air, que se estrelló en el mes de octubre, matando a ciento ochenta y nueve personas, como el aeroplano de Ethiopian Airlines, que se estrelló el último día de la semana y dejó ciento cincuenta y siete muertos, estaban pertrechados con este sistema.

Ambos aeroplanos experimentaron ascensos y descensos errantes y velocidades de vuelo fluctuantes antes de estrellarse poco tras el despegue.

A pesar de observar las semejanzas entre los accidentes de Lion Air y Ethiopian Airlines, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos(FAA), aseguró que era pronto para sacar conclusiones.

El MCAS fue introducido por Boeing en el modelo setecientos treinta y siete Max ocho debido a que sus motores -más pesados y eficaces en el empleo de comburente- cambiaron las cualidades aerodinámicas de la aeronave y podían ocasionar que la punta del aeroplano se levantara en determinadas condiciones a lo largo del vuelo manual.

“Es un sistema que optima el perfil de vuelo y ayuda a los pilotos a sostener la aeronave en una posición” apropiada, resumió el especialista aeronáutico de AirInsight, Michel Merluzeau.

Un setecientos treinta y siete MAX ocho en la fabrica de Boeing en Renton (REUTERS/David Ryder/archivo)
Un setecientos treinta y siete MAX ocho en la fabrica de Boeing en Renton (REUTERS/David Ryder/archivo)

Esto se efectúa por medio de estabilizadores horizontales en la cola del avión que se activan por la computadora de control de vuelo de la aeronave.

Según Boeing, el MCAS no controla el aeroplano a lo largo de un vuelo normal, mas “mejora el comportamiento del aeroplano” a lo largo de situaciones anormales.

Por ejemplo a lo largo de giros bruscos o bien tras el despegue, en el momento en que un aeroplano está tomando altura con los flaps abiertos a velocidades de pérdida.

De pacto con el registro de datos de vuelo, los pilotos del vuelo seiscientos diez del Lion Air lucharon para supervisar la aeronave, mientras que el sistema automatizado MCAS presionaba reiteradamente la nariz del aeroplano cara abajo a lo largo del despegue.

Los pilotos del aeroplano de Ethiopian Airlines notificaron una complejidad afín antes que la aeronave se estrellase en la tierra poco tras el despegue.

Actualización del Software

Un informe preliminar sobre el accidente del vuelo seiscientos diez de Lion Air culpó en parte a un sensor de ángulo de ataque imperfecto que activó el sistema MCAS y forzó de forma automática la punta del aeroplano cara abajo.

Los pilotos que volaban en exactamente el mismo aeroplano de Lion Air el día precedente habían conseguido cancelar el sistema de control de vuelo automatizado.

Boeing recibió ciertas críticas tras el accidente de Lion Air por aparentemente no informar apropiadamente a los pilotos de los modelos setecientos treinta y siete pilotos sobre el funcionamiento del MCAS o bien administrar formación sobre el sistema.

Tras el accidente de Lion Air, Boeing emitió un folleto a las compañías aéreas que operan el setecientos treinta y siete Max ocho, en el que les enseñaba a los pilotos de qué manera cancelar el sistema MCAS.

Un Boeing setecientos treinta y siete Max ocho de American Airlines (REUTERS/Shannon Stapleton)
Un Boeing setecientos treinta y siete Max ocho de American Airlines (REUTERS/Shannon Stapleton)

El fabricante de aeroplanos estadounidense difundió un comunicado el primer día de la semana diciendo que era pronto para determinar la causa del accidente de Ethiopian Airlines.

Boeing asimismo afirmó que trabajaba en actualizaciones de software para el sistema MCAS desplegado en la flota de setecientos treinta y siete Max.

Aseguró que ya existen procedimientos para “manejar seguramente el poco probable en caso de que datos errados procedan de un sensor de ángulo de ataque (AOA)”, lo que se sospecha ocasionó el accidente de Lion Air.

“El conduzco siempre y en toda circunstancia va a poder cancelar la ley de control de vuelo (MCAS) usando el ajuste eléctrico o bien el ajuste manual”, aseveró el fabricante de la aeronave.

Una creciente lista de países ha prohibido el empleo de las aeronaves setecientos treinta y siete Max, tras 2 accidentes fatales en solo 5 meses.

Boeing ha descrito su serie Max como el aeroplano que más veloz ha vendido, con más de cinco mil pedidos efectuados hasta la data de más o menos cien clientes del servicio.

Desde la década de mil novecientos setenta -cuando el DC-uno de McDonnell Douglas tuvo consecutivos accidentes fatales- ningún otro modelo nuevo ha estado implicado en 2 accidentes mortales en un periodo tan breve de tiempo.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Boeing se cayó en la bolsa de EEUU: perdió prácticamente dos mil millones de dolares en 2 días

El futuro de Boeing tras el segundo accidente de uno de sus aeroplanos setecientos treinta y siete MAX