En una ciudad de la Provincia de Buenos Aires, en el viejo teatro, desde
el fondo se escucha a uno de los médicos zonales: “el sistema productivo
argentino nos está matando”, parece que gritar es algo común para
exponer ideas por algunas personas, además del anonimato.
“Tenemos miles de intoxicados por la frutilla”, no lo tome a mal
respondío el disertante, no sabía que en esta zona se producía frutilla
además si vemos las estadísticas del Ministerio de Salud, donde por ley
y/o obligación moral deben los médicos denunciar las intoxicaciones… no
superan los 40 casos en toda la Pcia., y parece que aquí no se denunció
caso alguno. La respuesta del médico fue clara y consisa “anda a la…..”
y se retiro recordando a otros miembros de la familia del disertante.
Existe un sistema de vigilancia de enfermedades infectocontagiosas e
intoxicaciones implementado hace años por el Ministerio de Salud, donde
el médico debe llenar un renglón, un renglón!!!! en el formulario C2, con
los datos del paciente y el diagnostico, que semanalmente en forma
obligatoria deben pasar desde cualquier lugar de país al Ministerio para
actuar en consecuencia.
Es real que los funcionarios ante las declaraciones por encima de los
casos esperados actúan como corresponde, pasó y pasa con las
enfermedades, y no cabe duda que también sucedió y sucede con las
intoxicaciones. Aunque no supere esos valores, el médico debe continuar
su atención al paciente y requerir especialistas si fuera necesario.
Claro si la denuncia es para la televisión, o los medios en general y no
donde corresponde jamás tendremos verdaderos estudios
epidemiológicos y se tomarán medidas serias a nivel nacional para
prevenir problemas y atender debidamente los casos comprobados.
Será que estas declaraciones colaboran con la destrucción de nuestro
sistema productivo, la producción de alimentos, para transformarnos en
una reserva ecológica mundial por intereses específicos.
Será que gritan para distraernos como el tero que grita en otro lado,
para proteger su nido, y no como la gallina cacarea avisando que puso
un huevo. Cuidar lo nuestro: personas, alimentos, salud y ambiente
deben ser la prioridad.

Por: Ing. Agr. Augusto Piazza, M.B.A.