Monitores de estudio

El mundo del audio es un lugar apasionante. Es un descubrimiento. Poder grabar y transmitir sonidos tiene un encanto especial. Ya sea que estemos grabando música o un podcast, siempre estamos comunicado algo a nuestros oyentes. Al principio de esa aventura solemos centrarnos en el contenido. En encontrar la perfección en lo que queremos transmitir, las palabras justas para el podcast, o la mejor letra para la canción.

Sin embargo con el tiempo nos vamos dando cuenta que no es suficiente. Luego de escucharnos más de una vez, empezamos a percibir sonidos que antes no estaban ahí. O que mínimo no suena como nos imaginamos. Ahí se nos abre todo un mundo nuevo, que nos brinda la posibilidad de percibir los matices que se encuentra en los sonidos. De a poco nos vamos acostumbrando a escuchar los graves, los agudos o inclusive la idea de la ecualización. En definitiva nos encontramos con mucha mayor variabilidad y posibilidades que las que antes teníamos.

-Publicidad-

Pero dentro de todo esto no podemos dejar pasar a los monitores de estudio. Un monitor de estudio es un altavoz con unas características especiales. Debe intentar reproducir la señal de audio de forma transparente, es decir, una respuesta plana, sin alteraciones y sin coloración. Esto los convierte en uno de los elementos más importantes en un estudio, una sala de grabación o en un estudio casero con una pc, porque de ellos se sacará la mezcla final de nuestro proyecto.

Siempre que el resto del equipo sea de buena calidad es sumamente importante invertir en buenos monitores de estudio. Ya que nuestro odio (y nuestro gusto respecto del sonido) se acostumbrará a él. En el mercado hay muchos, desde caros a baratos. Por eso traemos algunos de los tipos y marcas disponibles de monitores.

El KRK ROKIT RP5G4 Generación 4 (“G4”), monitor profesional biamplificado de 5 “, lleva la creatividad de la música y el sonido a un nivel completamente nuevo en la industria. El ajuste de sala controlado por DSP con 25 configuraciones de ecualizador gráfico visual en un LCD, combinado con la aplicación KRK incluida, ayuda a minimizar y corregir problemas en su entorno acústico. Los drivers hechos con Kevlar® aseguran la misma integridad de sonido en cada frecuencia, minimizan la fatiga auditiva y ofrecen una experiencia increíblemente equilibrada. Una caja de alta calidad diseñada científicamente y una salida bass-reflex frontal de nuevo diseño ofrecen una excepcional extensión de graves con presión, y flexibilidad de posicionamiento en la sala. Las almohadillas Iso-foam de alta densidad separan el altavoz de la superficie para mejorar la claridad, mientras que la fluida mecánica, totalmente ajustada a todo el sistema, da como resultado un punto dulce de profunda y dinámica escucha con una imagen estéreo y un posicionamiento 3D increíble.

Desde la década de 1970 el icónico woofer blanco y el sonido característico de los monitores de referencia de campo cercano de Yamaha se han convertido en un estándar genuino de la industria por una razón: su precisión. A diferencia de los monitores de estudio con frecuencias de graves o agudos agregadas que pueden sonar más favorecedoras al principio, los altavoces de la serie HS fueron diseñados para brindarle la referencia más honesta y precisa posible, proporcionando una plataforma sónica ideal para construir durante todo el proceso de mezcla. Al combinar el conocimiento adquirido y la experiencia con las tecnologías de sonido de vanguardia, el equipo de ingeniería de altavoces de Yamaha ha examinado y luego optimizado cada aspecto que ha contribuido a hacer de estos monitores los más confiables en el negocio. La segunda generación de la serie HS también agrega un nuevo modelo de 6.5 “a la línea, brindando su precisión excepcional a una variedad aún mayor de entornos de grabación.

Los Mackie por su parte los podemos encontrar en el ámbito de los monitores baratos. La marca se centra en el diseño externo de su producto y esto suele destacarla. Ofrecen una muy buena relación calidad-precio para un principiante, pero también para gente que ya tiene un buen conjunto de monitores de estudio más grandes.

También dentro de esa categoría de las marcas más económicas podemos encontrar los Behringer. Literalmente el objetivo de esta marca alemana es poder hacer llegar al público masivo la calidad del audio profesional. Poseen una excelente calidad en torno al precio, lo cual hace que se destaquen en el mercado.