Que ahorrar en Argentina es siempre un problema, ya que Argentina es un país con una economía compleja. En períodos de crisis económica como el actual, las consultas sobre que ahorrar se disparan.

Vamos a lo importante: La palabra ahorrar en Argentina suele tener más significados que en el resto de los países hispanohablantes. Si pensamos en que ahorrar podemos pensar en luz, gas, elegir segundas marcas, usar menos el autos, etc. Pero es importante entender que esto más que ahorrar es reducir los gastos que no es lo mismo. Si bien la reducción del gasto es importante, no es lo central en el ahorro.

El primer tip que debemos tener en cuenta que los recortes en los gastos suelen irse a parar a otro gasto. Esos gastos suelen ser los “inesperados”. Las golosinas en el pasillo del supermercado, alguna cristalería extra, etc. Entonces la reducción del consumo de otros productos y servicios acaban por volcarse a gastos innecesarios.

Por este motivo lo más importante para organizar el ahorro es, primero ver aquellos gastos superfluos: Suscripciones innecesarias, gimnasios a los cuales no se asisten; en segundo lugar sí ahorrar en luz, gas y servicios similares; y en tercer puesto en compras “extra”. Pero aún más importante es destinar una suma fija mensual al ahorro.

Lo cual nos lleva a la pregunta más importante: ¿Que ahorra en Argentina? Mantener el ahorro en moneda local no es la mejor estrategia. Por lo general se recomienda hacer un ahorro en una moneda más estable como el dólar o el euro. En efecto, la paciencia en el ahorro es una virtud indispensable, y no debe subestimarse la importancia del ahorro diario por la tendencia a perder de vista los beneficios que puede proporcionarnos en el medio y largo plazo.

Está claro que no ejerce el mismo poder de motivación para seguir ahorrando el hecho de contar con una suculenta cifra mensual en el producto destinado al ahorro que escojamos, que ver como sólo somos capaces de ahorrar cantidades muy pequeñas cada mes. Pero nunca hay que perder de vista el poderoso efecto del largo plazo. Ver que a final de mes sólo somos capaces de apartar 30 dólares, puede hacernos desfallecer en el ejercicio del ahorro, al pensar que nunca vamos a conseguir una cantidad ahorrada que realmente nos pueda ser de utilidad en el futuro.

¿Sabes esos 30 dólares mensuales en cuanto se habrán convertido en 5 años? En 1.800 dólares. Y en 10 años tendrás 3.600 dólares. Cantidades nada desdeñables teniendo en cuenta el relativamente pequeño esfuerzo que puede suponer apartar 30 dólares al mes. Todo esto sin tener en cuenta las rentabilidades que podrás obtener de ese dinero ahorrado, que a la hora de la verdad no estará en una hucha en la mayoría de casos.

Cantidades de ahorro recomendadas

La literatura sobre qué porcentaje de los ingresos mensuales debería destinarse al ahorro es extensa y muy diversa. Lo que parece evidente es que no tiene mucho sentido hablar únicamente de porcentajes de ahorro sobre esas cantidades, puesto que un porcentaje representa normalmente una cantidad variable, mientras que los gastos que cada uno tiene de manera periódica acostumbran a ser cantidades fijas.

Tomemos como ejemplo para entender este extremo a Rafael y Miguel, ambos vecinos del mismo edificio que pagan exactamente lo mismo por su alquiler y tienen una vida muy similar en cuanto a gastos se refiere (digamos que gastan 1.000 dólares mensuales). Rafael tiene unos ingresos netos de 2.500 dólares mensuales, mientras que Miguel cobra 1.200 dólares al mes. Evidentemente, una regla del estilo “destinar al ahorro el 30% de los ingresos netos mensuales” no será válida para Miguel, pues si de los 1.200 dólares mensuales que ingresa debe apartar 360 dólares para el ahorro no podrá sufragar los 1.000 dólares de gastos mensuales. Sin embargo, Rafael no tendrá ningún problema en cumplir esa regla. Lo que pone de manifiesto este ejemplo es que no es válido un porcentaje de ahorro universal, pues los gastos e ingresos de cada uno condicionan significativamente esa fórmula.

Pero aunque no exista un porcentaje universal de ahorro para todos los perfiles ahorradores, sí que existe un mínimo aconsejable de ahorro mensual recomendado por la mayor parte de los expertos financieros. Esa cantidad mínima equivaldría al 10% de los ingresos netos.

Aunque sea cierto que haya mucha gente gastando la misma cantidad que ingresa cada mes, o incluso más, debiendo pedir préstamos para afrontar sus gastos, existen diversas técnicas que pueden ayudarnos a reducir esos gastos una cantidad suficiente como para ser capaces de lograr ese 10% de ahorro mínimo recomendado. Sin embargo, si tras nuestros mejores esfuerzos sólo logramos ahorrar un 5%, tampoco debemos darlo por malo, pues lo realmente importante es generar el hábito del ahorro.

Para más información sobre inversiones pueden ingresar a leer: https://prensalibreonline.com.ar/index.php/2019/04/12/que-es-el-trading-se-puede-hacer-argentina/